Estos son los cuatro grupos de personas que puede estar haciéndole engordar.

¡Por fin! Usted ha encontrado la dieta perfecta que cree que puede soportar. Es una que se adapte a su estilo de vida. ¿Lo hace? Justo después de unas horas de haber empezado la dieta, la tentación empieza a ser abrumadora. Piense sobre ello. ¿Es porque está cerca de personas que comen insano o que le tientan a comer insano? ¿Está su gente cercana saboteando su nueva dieta?

Aquí hay algunas personas que podría estar haciéndolo junto con algunas sugerencias que pueden ayudar a aplacar la tentación.

 

Su esposo o su compañero de piso.

Si vive con alguien que está fuera de forma y no parece preocuparle, hay probabilidades de que su dieta no perdure. Es duro verles comer un tentempié o caramelo, patatas o cualquier comida que se supone que no puede comer. Incluso pueden tratarle de convencer de comer “sólo uno” o tratar de disuadirlo de hacer dieta. ¡Esté preparado para esto! Tenga sus aperitivos.

Asegúrese de que si dieta le permite comer comida “normal” de manera que no se sienta privado. Anime a su pareja o compañero a hacerlo con usted para incrementar sus probabilidades de éxito. Pero si no están interesados, no se rinda. Cuando vean que funciona para usted, puede que cambien de opinión.

 

Sus amigos.

Estar con amigos habitualmente implica comida. De hecho, estudios muestran que usted es más propenso a tener sobrepeso si tiene amigos cercanos que lo tengan. No tiene por qué ser de esta manera. Marque el ejemplo con su nuevo estilo de vida. Pida platos sanos si sale fuera.

Prepare platos sanos si va a tomarlos en una cena o fiesta. La clave para el éxito es planear por adelantado. Los buenos amigos estarán ahí para ayudarle y celebrar con usted cuando alcance una meta.

 

Sus hijos.

Demasiados niños tienen sobrepeso. Están siendo bombardeados continuamente con anuncios de televisión de comida rápida y tentempiés poco saludables. Hacen malas elecciones a menudo cuando se trata de comida. Si es el principal cocinero de s casa, haga platos sanos que todo el mundo pueda comer y disfrutar.

Los niños tienen ciertas recomendaciones dietéticas, así que téngalo en cuenta. Encuentre artículos sanos para que tomen como tentempié como frutas o verduras crudas. Deshágase del material poco saludable. Busque maneras creativas de cambiar sus hábitos.

Tendrá peleas, seguramente, pero ellos se acostumbrarán a un nuevo estilo de vida y se darán cuenta de que realmente no es una dieta. Está dando ejemplo a sus hijos cuando cambia a un estilo de vida saludable.

 

Sus compañeros de trabajo.

Mantener una dieta es difícil en cualquier situación, pero tener un trabajo lo hace más difícil. Tener amigos en el trabajo que le den apoyo sería genial, pero podría no ser el caso. Independientemente, las tentaciones siguen estando ahí. Es difícil resistirse a las golosinas que sus compañeros traen al trabajo. No quiere ofender a la gente con la que pasa la mayor parte del día, pero no quiere sabotear su dieta.

Si sale fuera a comer, la tentación de pedir lo que los demás están pidiendo puede ser increíble. Necesita prepararse para estos escenarios por adelantado. Tenga tentempiés sanos en su mesa, bolso, coche, etc. Lleve sus propias comidas saludables. No solamente estará ahorrando calorías, también ahorrará dinero. Si quiere comer fuera, asegúrese de que el restaurante tiene algo sano en el menú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *